Despedida en Santiago al obispo Alberto Jara

Al caer la tarde de este jueves 5 de septiembre se efectuó en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Providencia, una misa en la que presbíteros, religiosas, familiares y laicos se reunieron para despedir al obispo emérito de Chillán. Tras la ceremonia sus restos fueron llevados a Chillán.

La eucaristía fue presidida por el obispo auxiliar de Santiago, Alberto Lorenzelli, junto al obispo de Melipilla Cristián Contreras, y los obispos eméritos Juan Luis Ysern, Cristián Caro y Carlos Pellegrin. Además, se hicieron presente decenas de sacerdotes, diáconos, y presbíteros mayores de la casa Santo Cura de Ars, que se ubica contigua a la parroquia y en la que pasó sus últimos momentos el obispo Jara.

Al iniciar la celebración litúrgica, el obispo Lorenzelli dijo: “Nos encontramos aquí en un momento particular. Queremos dar gracias a Dios por la vida, por el testimonio que don Alberto nos ha dado y dándole el último saludo, expresar nuestros sentimientos de profunda gratitud”.

“El Espíritu Santo nos lo regaló un día para dirigir a la Iglesia de Dios que peregrina en Chillán, como sucesor de los apóstoles de Jesucristo. Lo hizo fielmente por 24 años intensos y generosos. Tenemos que agradecer al Señor esta dilatada y fecunda vida ministerial” resaltó Lorenzelli, agregando: “ponemos sobre este altar durante esta misa, que ya él no concelebra, nuestra plegaria por su eterno descanso. Pedimos por el encuentro de misericordia que tendrá con Jesús, el Buen Pastor, con María y todos los santos”.

La homilía estuvo a cargo del sacerdote Mario Garfias, amigo desde el seminario del obispo Jara. En su mensaje, Garfias recordó con cariño a la familia Jara Franzoy como telón de fondo de su ser, y eventos como la poliomielitis que afectó gravemente a Alberto Jara en su infancia, lo que no le impidió sacar sus estudios adelante. Rememoró también su opción por la arquitectura, experiencia de estudio donde “experimentó la vida apostólica y el sentido social del ministerio sacerdotal y de la vida cristiana”. Allí desarrolló otras vetas artísticas en un grupo folclórico, como comparsa en el Teatro Municipal y dibujante en la Revista Topaze.

Mario Garfias, señaló que el obispo siempre decía en misas funerales que “el cielo se nos está poblando de rostros conocidos. Ahora él es para nosotros, uno de los rostros conocidos que se nos han adelantado”.

Garfias también hizo presente que ambos eran parte de la fraternidad sacerdotal Iesus Caritas, donde eran los “más viejos”, y que tras las diversas destinaciones que los alejaron, volvieron a reencontrarse en la casa Santo Cura de Ars.

“Fue instrumento de Dios para muchos bienes en la Iglesia y por eso mismo estamos aquí por nuestra convicción en la Resurrección del Señor, en que él ha ido a prepararnos un lugar, y también en solidaridad fraternal para orar por él. Sabemos lo buena persona que fue Alberto, pero como todo ser humano pudo tener debilidades y solidariamente oramos por él. Sin perjuicio de las limitaciones humanas que tenía, como cualquiera de nosotros, procuró pasar haciendo el bien. Es valioso descubrir la buena voluntad, la bondad que hay en cada ser humano”, manifestó Garfias.

El sacerdote terminó su intervención recordando una oración -que explicó- fue muy fuerte para el obispo Jara en sus últimos días: la oración de abandono de Carlos de Foucauld, que rezaron juntos muchas veces “Padre mío, me abandono a ti, haz de mi lo que quieras”.

Tras el responso final a cargo del obispo emérito de Chillán, Carlos Pellegrin, y palabras de agradecimiento del vicario pastoral de la Diócesis de Chillán, presbítero Luis Flores, los restos del obispo Jara fueron llevados a las afueras de la parroquia donde se le dio un último saludo antes de ser trasladado a Chillán.

Este viernes 6 de septiembre la Catedral de Chillán abrió sus puertas desde las 09.00 horas para las personas que deseen despedirse del obispo Jara. Habrá, además, eucaristías a las 12.15 y a las 19.30 horas. En tanto, el sábado 7 se realizarán sus funerales a partir de las 11.00 horas en la misma Catedral de Chillán. Los restos del obispo descansarán en la cripta de la Catedral.

Fuente: Comunicaciones CECh
Santiago, 06 de Septiembre, 2019
Galerías Fotográficas

Especiales de Iglesia.cl